FAQs

¿Has recibido una comprobación de valores?

Preguntas y respuestas sobre procedimientos de comprobación limitada de comprobación de valores

Una tasación pericial contradictoria, es elaborada por un perito inmobiliario experto, que con un informe motivado concluye y determina cual es el valor de mercado de un bien.

Respecto a la valoración practicada por la Administración, ésta no podrá ser objeto de recurso o reclamación independiente, no obstante, se reconoce el derecho a los obligados tributarios a promover tasación pericial contradictoria o a plantear cualquier cuestión relativa a la valoración con ocasión de los recursos o reclamaciones que, en su caso, se interpongan contra el acto de regularización.

Respecto a la liquidación,el interesado podrá interponer recurso de reposición, potestativo y previo a la reclamación económica-administrativa; o bien, interponer directamente reclamación económica-administrativa.

Asimismo, se reconoce la posibilidad de que el interesado se reserve el derecho a promover la tasación pericial contradictoria cuando estime que la notificación de la liquidación con la correspondiente valoración no contiene expresión suficiente de los datos y motivos tenidos en cuenta para elevar los valores declarados y denuncie dicha omisión en un recurso de reposición o en una reclamación económica-administrativa.

En este tipo de casos, el plazo para solicitar la tasación pericial contradictoria o para interponer recurso de reposición o reclamación económica-administrativa contra la liquidación, empezará a contarse una vez que adquiera firmeza en vía administrativa el acuerdo que resuelva el recurso de reposición o la reclamación económica-administrativa desestimando la omisión de datos o motivos para la elevación de la valoración en la liquidación.

En el caso de que la Administración inicie una actuación de comprobación de valores de alguna transacción de compraventa que hayamos llevado a cabo, dispondremos de un plazo determinado y a contar tras la recepción de la notificación para poder solicitar a la Administración pública que está llevando acabo el procedimiento de comprobación de valores, una tasación pericial contradictoria frente al valor que la Administración tributaria ha considerado en su cálculo.

Se puede recurrir una liquidación complementaria solicitando la impugnación de la actuación tributaria, o solicitando la tasación pericial contradictoria.

Utilizaremos una vía u otra dependiendo de cada caso o situación y evaluando cual es la alternativa que tiene una mayor probabilidad de admisión a trámite.

Si tiene alguna duda puede consultar con nuestros especialistas en liquidaciones complementarias.

Los plazos para recurrir una comprobación de valores, van a depender de la fecha en la que hayamos recepcionado la notificación. De ahí la importancia de que ponga en manos de especialistas fiscales lo antes posible la notificación recibida.

Por parte de la administración , esta cuenta con seis meses a contar desde la fecha de notificación de inicio. En el cómputo de dicho plazo deberá tenerse en cuenta los supuestos de interrupción justificada y de dilaciones por causas no imputables a la Administración, reguladas en los artículos 103 y 104 del RGAT. Asimismo, y a los solos efectos de entender cumplida la obligación de notificar dentro de dicho plazo máximo, bastará con acreditar un sólo intento de notificación que contenga el texto íntegro de la resolución.

Lo primero que debemos hacer es poner la notificación en manos de un especialista en comprobación de valores.

Por la importancia de los plazos a cumplir, el retraso puede ser determinante.

El fiscalista nos recomendará si debemos pagar o si por el contrario podemos recurrir.

Las actuaciones de comprobación de valores son contempladas en la Ley como una función administrativa atribuida a la gestión y a la inspección tributaria. Dichas actuaciones pueden desarrollarse bien como una actuación concreta (como una más de las que puede realizar la Administración tributaria) en los procedimientos iniciados mediante declaración, procedimientos de comprobación limitada o procedimientos de inspección (los dos primeros son procedimientos atribuidos a la gestión tributaria y el último a la inspección); o bien como la única actuación que sustancia el procedimiento (supuesto, este último, en que aparece el procedimiento de comprobación de valores atribuido a la gestión tributaria).

Por tanto, las actuaciones de comprobación de valores y el procedimiento de comprobación de valores están directamente relacionados al constituir las primeras la única actuación que puede desarrollar la Administración tributaria en el desarrollo de este procedimiento. No obstante, el hecho de que el procedimiento de comprobación de valores recoja sólo estas actuaciones no implica que dichas actuaciones sólo puedan desarrollarse en el seno de este procedimiento, pudiendo realizarse en el curso de los procedimientos anteriormente citados.

La normativa que regula el procedimiento de comprobación de valores será igualmente aplicable a las actuaciones de comprobación de valores que se desarrollen en el seno de otros procedimientos a excepción de lo dispuesto para el plazo máximo de resolución, respecto al cual se estará al plazo máximo del procedimiento en que se sustancie.

Existen distintas alternativas para recurrir una comprobación de valores. Lo más importante es encomendar la tarea a un equipo especializado con la suficiente formación y experiencia que nos permitan tener éxito en el proceso de recurso.

Las alternativas que se presentan para el obligado tributario en un proceso de comprobación de valores son las siguientes:

1-Podrías pagar la cantidad que te reclama el organismo que gestione los tributos en tu Comunidad Autónoma en el proceso de comprobación limitada de comprobación de valores. De esta forma el Órgano compentente de gestión tributaria, te obligará al pago por la diferencia entre la cantidad ingresada inicialmente por el contribuyente y la estimada como correcta por la Autoridad Fiscal competente en base a los valores y criterios por ella determinados. A esto, se deberán sumar los intereses por el pago moratorio.

2-La segunda alternativa en un proceso de comprobación de valores podrían ser impugnar la liquidación complementaria que nos ha enviado el Órganismo fiscal competente. Para ello deberíamos interponer un recurso de reposición que resolverá la misma oficina liquidadora que dicta el acto, o bien podremos alternativamente interponer una reclamación ante el tribunal económico-administrativo de la Comunidad donde se haya producido el hecho tributable. Esta segunda alternativa ante la comprobación de valores sólo está permitida en el plazo de máximo un mes una vez haya recibido el escrito. De ahí lo importante de no dejar transcurrir el plazo y consultar con un despacho especializado en estos recursos frente a liquidaciones complementarias como el nuestro.

3-La tercera alternativa si hemos recibido una liquidación complementaria, es solicitar a la Administración una tasación pericial contradictoria. En este sentido el contribuyente podrá reclamar que los bienes sean valorados por un perito tasador independiente que será quien valore el bien, y según el resultado de la valoración, tendrá que pagar o no el contribuyente.

En el procedimiento de comprobación de valores por la Administración, si esta aprecia diferencias entre valor declarado por el obligado tributario y el valor hallado por la primera, la Administración tributaria regularizará la situación del obligado tributario.

El primer paso que suele dar la Administración, es enviar una propuesta de liquidación a la que acompañará la propuesta de valoración , describiendo la regularización propuesta, debidamente motivada, con expresión de los medios y criterios empleados.

Este punto es uno de los más importantes.

Una vez hayas recibido la notificación de la Administración, recuerda que tienes como máximo 15 días para iniciar tus actuaciones.

Será en ese plazo cuando el contribuyente bien atienda el requerimiento y pague o presente alegaciones.

Para el contribuyente, un procedimiento de comprobación de valores podría resultar en una mayor deuda tributaria. En definitiva, tendrás que pagar más de lo que habías declarado y pagado en tu liquidación de impuesto.

Sin embargo hemos dicho “podría resultar” porque el contribuyente tiene “armas” para defenderse. Afortunadamente no hay que acatar lo que diga la Administración y se puede pelear para intentar al menos pagar lo mínimo posible.

Los organismos de gestión e inspección tributaria pueden iniciar al amparo de la Ley General Tributaria (LGT) actuaciones de comprobación de valores.

Estos procedimientos se inician normalmente para comprobar el valor declarado por el obligado tributario, y recogido en las declaraciones o autoliquidaciones por él presentadas.

La Administración puede tener la sospecha que determinados bienes, derechos, rentas, productos y demás elementos determinantes de la obligación tributaria, no han sido correctamente declarados, y se podría estar produciendo una minoración de la deuda tributaria.

Hemos visto en los últimos años sin embargo, que la caida del valor de los bienes en el mercado por la crisis económica (especialmente del precio de los activos inmobiliarios), ha motivado una avalancha de procedimientos de comprobación de valores en la Administración, y estos procedimientos han sido ejecutados más que por sospechas o razones fundadas, por el simple afan recaudatorio de la Administración.